Educar a los niños en la conciencia ecológica

 

Como todos sabemos, estamos poniendo al planeta en jaque mate. La supervivencia del planeta depende de los hábitos del ser humano, por tanto, es el momento perfecto para educar a los más pequeños en el amor por el medioambiente.

Los niños empiezan a tener consciencia del mundo exterior a edades muy tempranas, así que, es muy importante que los enseñemos a cuidar de nuestro entorno. El conocer y practicar la ecología requiere, como todo, de un proceso de aprendizaje, por ello, hoy os traemos una breve lista de estrategias para desarrollar la conciencia ecológica infantil.

-Separa y recicla: Siempre que podamos evitar los envases estaremos ayudando a nuestro planeta. Pero hay veces que acabamos teniendo en casa alimentos envasados, por tanto, debemos separar el papel, el plástico y el cartón en los correspondientes contenedores. En casa puede haber un espacio preparado para el correcto reciclaje de los envases.

-Dale un nuevo uso a las cosas que ya no quieras: En vez de tirar las cosas que ya no nos sirven, podemos atribuirles un nuevo uso mediante las manualidades. Por ejemplo, haciendo jabón casero con aceite usado o paños de cocina con una sábana vieja.

-Beber en botella de aluminio en vez de en botella de plástico: Una de las cosas que más contamina es el plástico, así que, hazte con unas botellas de vidrio para que los peques se acostumbren a llevarlas siempre en su mochila.

-Enséñales a no consumir en exceso: Todo lo que comemos, bebemos o compramos requiere de energía, por tanto, de procesos que contaminan demasiado. ¡Eduquemos a los niños para que sean felices sólo con lo que necesitan!

-Ducharse en vez de bañarse: Ahorraremos más de la mitad de agua duchándonos en vez de bañándonos, ¡no gastemos más agua que la necesaria!

-Sustituye las pajitas de plástico por pajitas de acero: Las pajitas son plásticos de un solo uso. Se suma a los millones que se utilizan y desechan diariamente. Con este hábito estaremos contribuyendo a generar mayor demanda de recursos. ¡Los 10 minutos de vida de la pajita no merecen la pena!

-Paseos en bici: Si organizamos una salida semanal con los niños estaremos creando un hábito que les hará estar en contacto con la naturaleza.

-Rechaza juguetes con baterías: Es más sano para los niños jugar con su imaginación.

-Hacer una compra sostenible: Compra en mercados locales en vez de en grandes superficies. Lleva tus propias bolsas de tela y compra a granel. Los niños aprenderán a no generar más residuos que no son necesarios.

 

Vivimos en la tierra como si tuviéramos otra a la que ir. La mejor herencia que podemos
dejar a nuestros hijos es: amor, conocimiento y un planeta en el que puedan vivir”.
Anónimo.

¡Cuéntanos en comentarios qué haces tú por el medioambiente!

5/5 (1 Review)