Cómo conseguir seguidores en Facebook

No tan rápido, vaqueros. Primero exploremos un poco la evolución de lo que mejor se nos da en TokApp: la comunicación, que en esta ocasión enfocaremos a la publicidad en redes sociales. Prepara papel y boli, porque el artículo ¡te va a dar para mucho!

 

Fuente de imagen: tresce.com

 

En la última década, el concepto de publicidad ha cambiado de manera radical. Hace años, para llevar a cabo una campaña promocional de sus productos, las empresas creaban un anuncio y trataban de introducirlo en los principales medios de comunicación: cadenas de televisión, emisoras de radio y prensa escrita. Estos anuncios consistían en una breve presentación de la marca, que suponía una interrupción en el entretenimiento de la audiencia (y que además, costaba una pasta). Era algo molesto de lo que todos escapábamos. Algo así como los correos spam, pero peor, porque al menos en el mail existe una bandeja que funciona a modo de isla desierta perdida en medio del océano donde podemos confinar este tipo de mensajes.

 

Ahora, con la llegada de internet, el espectador tiene el poder de visualizar solo aquellos contenidos que le interesan, lo que ha obligado a los expertos del marketing a que, en lugar de interrumpir el entretenimiento, formen parte de él. Tanto es así, que hoy es perfectamente distinguible, por ejemplo, una cuña de radio escrita por un cliente local (monótona y con excesivos datos comerciales) , de la que redactaría un copywriter profesional (curiosa y divertida).

 

 

 

 

El desarrollo de la publicidad en Facebook

 

Con Facebook ha sucedido lo mismo. Al principio, lo que solía hacerse, especialmente las pymes, era crear una cuenta personal de la empresa en vez de una página. La fanpage estaba considerada como un escaparate “pasivo”, pero el perfil te permitía acosar a tus víctimas enviándoles solicitudes de amistad y etiquetándolas en tus carteles. Sin embargo, cuando Facebook se percató de esta artimañana, en un fracasado intento de enmendar el error, habilitó una opción para crear una página a partir de un perfil, poniéndoles a tiro a las empresas su nueva estrategia, que naturalmente no fue otra que crear perfiles desde los que agregar personas a mansalva para después, cuando ya habían acumulado un buen número de amigos, convertirlas en una página que surgía repentinamente con miles de seguidores.

 

Fuente de imagen: expresso.sapo.pt

 

A consecuencia de este boom, cantidad de empresas se encontraron con que tenían dos (o más) páginas: aquella que crearon en un primer momento, llenaron de contenido pensando que serviría para algo, y que luego abandonaron, y la segunda, en la que sin apenas haber publicado nada ya tenían un montón de likes. Entonces Facebook volvió a equivocarse incorporando la función “Fusionar páginas”, gracias a la que podías unir tus dos páginas en una, conservando el contenido de una de ellas y sumando todos los seguidores. Por supuesto, el próximo paso de muchos empresarios fue crear múltiples perfiles falsos, unos femeninos, desde los que agregar a hombres, y otros masculinos, desde los que agregar a mujeres, para transformarlos en páginas y fusionarlas.

 

El proceso no era demasiado lento, pero era muy tedioso, y la necesidad de conseguir fans instantáneamente terminó por impulsar la aparición de las webs para comprar seguidores y las comunidades de intercambio de likes: los seguidores eran un artículo a la venta, que podías obtener a cambio de dinero, o trocando sus likes en tu página por el tuyo en las suyas.

 

Fuente de imagen: nosoytuestilo.com

 

El problema de todo esto, es que las personas que siguen la página de Facebook no están realmente interesadas en ella, así que no reaccionan a las publicaciones, no las comparten ni hablan de ellas a sus conocidos, con lo que las páginas no aportan beneficios, no prosperan y acaban por estancarse.

 

Y ahora sí, sin más preámbulos, vamos al grano…

 

 

 

Estrategias eficaces para páginas de Facebook

 

Pero como decía Shakira, de errores se aprende, y si algo se ha aprendido es que el único sistema para crecer en Facebook, es tener contentos a Facebook y a nuestros seguidores, es decir, a sus usuarios. Esto es más sencillo de lo que parece, solo tenemos que pensar como pensaríamos si nuestra empresa fuese Facebook:

 

¿Qué quiere Facebook?

 

Queremos tener el mayor número posible de usuarios y que pasen en nuestra plataforma el mayor tiempo posible… ¿Cómo podemos conseguirlo?

 

  • Favoreciendo la popularidad de las páginas que interesan a nuestros usuarios, aumentando su alcance. 
  • Favoreciendo la popularidad de las páginas que retienen a los usuarios en nuestra plataforma y no los dirigen a otros espacios, aumentando su alcance.

 

Fuente de imagen: bbva.com

 

Una vez que sabemos lo que quiere Facebook, la siguiente pregunta que debemos responder es

 

 

 

¿Cómo se lo damos?

 

Generando contenido que guste a nuestros seguidores y haciéndoselo ver a Facebook. Facebook supone que un contenido gusta a sus usuarios si en la primera hora desde que se publica ha tenido mucha actividad por parte de ellos. Si es así, Facebook considera que es un buen contenido y aumenta su alcance, haciendo que le aparezca a más usuarios.

 

Para conseguir más reacciones, es aconsejable que en la publicación indiques el perfil de usuario al que atraerá esa publicación, tu target. Cuanto más preciso seas, mejores serán los resultados. Lógicamente, si esa publicación Facebook se la va a mostrar a, pongamos, 100 personas, es preferible que sea a 100 clientes potenciales que vayan a comentarla, compartirla o dar a like, que no a 100 personas aleatorias. Por ello es muy importante también publicar a las horas puntas, que son después del mediodía y hacia la hora de la cena.

 

Otra cosa que Facebook sabe, es que el contenido que más reacciones logra, es el audiovisual. Por lo que a los vídeos les da más alcance que las imágenes, y las imágenes más que los textos. Eso sí, no vale cualquier vídeo. A Facebook no le conviene que el vídeo que compartas sea de Youtube, porque eso hace que sus usuarios salgan y vayan a Youtube, con lo cual, si compartimos un vídeo, debemos procurar subirlo directamente desde nuestro dispositivo, o mejor aún, empleando “Facebook Live”, que permite transmitir vídeo en directo y además hace que nuestros seguidores reciban una notificación para que puedan verlo mientras está en emisión. Para este tipo de formato puedes utilizar también la herramienta “Historias”, que aunque solo permanece en la red social 24 horas, aparece en la parte superior del panel de Novedades y permanece durante más tiempo.

 

Fuente de imagen: neilpatel.com

 

Por el mismo motivo que Facebook rechaza los vídeos de sitios externos, rechaza los enlaces a páginas web. Esto no significa que no puedas poner enlaces, únicamente que su difusión será menor y te será más difícil ganar tráfico. Para compensar esto, una buena idea es promocionar las publicaciones con enlaces porque, como a cualquiera, al señor Zuckenberg le gusta el dólar, y a las páginas que gastan en publicidad las mima más que a ninguna.

 

Y si algo es indispensable, es analizar las estadísticas para averiguar qué es lo que ha tenido más impacto y estudiar por qué para saber cómo más podemos aplicarlo.

 

¿Te han parecido útiles estas pautas? Si es así, compártelas con tus amigos. Recuerda que, como decía George Bernard Shaw:


“Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana y las intercambiamos,
ambos tendremos una manzana.

Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea y las intercambiamos,
ambos tendremos dos ideas”.

0/5 (0 Reviews)