El puercoespín, una visión diferente del bullying